La Universidad es lo que investiga

Tras el pedido de la viceministra de Economía, Laura Calderón, para que las universidades privadas paguen impuestos como cualquier otra empresa –en la actualidad estas son exoneradas del Impuesto a la Renta con el objetivo de que reinviertan este dinero en mejoras educativas– podemos revisar algunos índices sobre la investigación que realizan estas casas de estudio.

En el Perú existen 67 universidades privadas según datos de la Asamblea Nacional de Rectores. Sin embargo, conforme al ranquin publicado este año por la ScimagoInstitucions Rankings (SIR) –organismo que mide la actividad investigadora de las universidades de todo el planeta– solo 11 de estas aparecen dentro de las primeras mil universidades en Iberoamérica.

Las primeras son la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH) en el puesto 147 y la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) en el 262. Luego del puesto quinientos aparecen la Universidad Ricardo Palma (561), la Universidad de Piura (617), la Universidad de San Martín de Porres (618), la Universidad Privada Católica San Pablo (691), la Universidad de Lima (734), la Universidad Católica de Santa María (736), entre otras. Cabe mencionar que para la elaboración de este ranquin se consideró toda la producción científica del 2005 al 2009 de alrededor 1369 instituciones iberoamericanas de enseñanza superior.

Aunque la diferencia de presupuestos con las universidades nacionales son abismales, varias de estas compiten en ubicación con las privadas. Por ejemplo la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) se encuentra en el puesto 211, la Universidad Nacional Agraria La Molina en el 374, la Universidad Nacional de San Antonio Abad del Cusco en el 427, entre otras. De dichas estadísticas, Brasil y España son los países con mayor producción científica en Iberoamérica.

Primeras diez universidades según la revista AméricaEconomía

Por otro lado, aunque según el ranquin elaborado por la revista especializada AméricaEconomía de las primeras diez universidades siete son privadas, en la mayoría de estas sus índices de investigación y producción científica están muy por debajo del promedio nacional. Por ejemplo, la UNMSM –segunda en el ranquin– tuvo una producción científica de 416 publicaciones en revistas científicas del 2005 al 2009, mientras que la Universidad del Pacífico –cuarta en las ubicaciones– solo publicó 7.

De igual forma, mientras que las tres primeras universidades tienen altos índices de investigación –PUCP (34,3), UNMSM (55,8), UPCH (100,0)– las cifras de las dos siguientes están muy lejos de las de sus antecesoras –Universidad del Pacífico (0,9), Universidad de Lima (2,0)–.

Ubicación de los países según la investigación de sus universidades (Fuente: SIR 2011)

Estas diferencias se ratifican con los resultados del SIR: más de la mitad de la producción científica en el país es generada por tan solo dos universidades: la UNMSM y la UNCH.

Pese a lo fundamental que es para el progreso del Perú, las universidades que tienen la investigación en el corazón de sus labores se cuentan con los dedos de las manos, además de que el Estado solo invierte en esta actividad el 0.14% del Producto Bruto Interno (PBI). Asimismo, la poca producción intelectual y científica de la mayoría de las universidades privadas pone en tela de juicio este beneficio con el que cuentan, el que solo sirve, lamentablemente, para enriquecer a sus propietarios.

Datos:

En la actualidad las universidades se rigen por la Ley Universitaria 3733. Durante el gobierno de Alberto Fujimori se promulgó el  D.L. 882 (Ley de Promoción de la Inversión en Educación, 1995) que permitió la proliferación de universidades sin requerimientos básicos que garanticen una educación de calidad. Lucrar con la educación. Esta semana, la propuesta del Ministerio de Economía y Finanzas planteó derogar la Ley 29766, la misma que permite la exoneración del Impuesto a la Renta (30% de sus utilidades antes de tributos) para las universidades privadas, aunque por ley el benefecio ya venció.

¿Cuándo? Dos interpretaciones, según El Comercio: en 1999 según la Comisión de Educación del Congreso y en el 2008 según la Federación de Instituciones Privadas de Educación Superior (Fipes). Pequeña diferencia de años que cuesta unos 150 millones de soles en deuda tributaria. Interpretaciones de ley, dicen algunos…

Anuncios