Educación y salud, las grandes tareas del Gobierno

La falta de un proyecto país que, a largo plazo, le dé sustentabilidad al desarrollo económico peruano no es el único cuestionamiento al Gobierno. Asegurado el crecimiento para el 2013, especialistas indican lo fundamental e impostergable que es realizar reformas estructurales en educación y salud.

Todos los análisis económicos apuntan que el 2012 fue un año bastante positivo para el país. La última cifra que dio el ministro de Economía, Luis Miguel Castilla, sobre la economía peruana, indicaba que, al cierre del 2012, crecíamos un 6,3%. Números que respaldaron instituciones, como la Bolsa de Valores de Lima (BVL), el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) o el Banco Central de Reserva (BCR), y analistas quienes, para este 2013, indican que el crecimiento de la economía continuará siendo positivo.

¿Urbanismo = desarrollo económico?

¿Urbanismo = desarrollo económico?

Por ejemplo, para el economista Jorge González Izquierdo es muy probable que la economía nacional crezca este año entre 6% y 7%, la tasa de inflación sea inferior al 3% y el crecimiento del empleo formal urbano sea del 4%; sin embargo, en su percepción, otros deberían ser los retos del Gobierno este año: aplicar profundas reformas.

“Son fundamentalmente cuatro las reformas que necesita el Perú. Primero, debería mirarse a la educación para que sea de calidad y al alcance de todos. También necesitamos cambios sustanciales en salud y, en tercer lugar, reformar el Estado, en el sentido de la excesiva centralización que hay en la economía peruana –en la que casi el 45% del PBI es generado en la región Lima–. Y, además, una masiva inversión en infraestructura debido a que el actual déficit que tiene el país se estima en US$ 88,000 millones”, detalló.

El pasado 2012 podría calificarse, fácilmente, como el año de las huelgas. Paralizaciones que, justamente, estuvieron relacionadas con reclamos de los sectores mencionados. Profesores, médicos y enfermeras encabezaron pedidos de aumentos salariales y mejoras en infraestructura que no hacen otra cosa que ratificar la urgencia por reformar estos sectores.

Pedidos

Pedidos

Inversión y calidad

Las expectativas de crecimiento del economista Alejandro Indacochea, para este año, son igualmente de favorables; no obstante, también remarca que hay un desfase entre dicho crecimiento y el Perú institucional, el soporte de nuestra economía.

“A pesar de haber avanzado en los indicadores de la pobreza, nos encontramos con que tenemos un nivel de inseguridad ciudadana en aumento, protestas sociales en muchas partes del país y un proceso de regionalización inconcluso”, indica.

Asimismo apunta en la necesidad de aplicar sustanciales reformas tanto en educación como en salud con lo que se permita fortalecer y modernizar nuestro desarrollo.

“La educación es el tema crítico en el Perú. Ningún país puede ser competitivo exportando piedras. Al igual que son indispensables cambios sustanciales en el sector salud. Ello dentro de políticas que consoliden el proceso de regionalización inconcluso y apresurado que se aplicó hace unos años”, detalló.

La regionalización en el Perú, ciertamente, es un proceso inconcluso. En el 2002 se promulgó la Ley de Bases de la Descentralización que creaba gobiernos regionales y estipulaba un referéndum para crear macrorregiones. En el 2005 se realizó la consulta popular que, finalmente, resultó en un No contundente. El rechazo a fusionar algunos departamentos se dio en todas las regiones involucradas, salvo en Arequipa.

Portada de una historieta sobre el referéndum. La poca información fue uno de los errores de ese proceso.

Portada de una historieta sobre el referéndum. La poca información fue uno de los errores de ese proceso.

La fallida regionalización así como la educación son, para Indacochea, problemas no solo de inversión, también de calidad. “Ya hoy día tenemos que importar mano de obra especializada y traer técnicos para agroindustria, geólogos, ingenieros de minas, operadores de maquinaria pesada, entre otras profesiones que nuestro sistema educativo no prepara acorde al crecimiento económico y desarrollo futuro”, sostiene.

Por ello remarca en que, a pesar de la crisis mundial, el Perú tiene un crecimiento sin precedentes que debe aprovechar de cara al futuro. “El mundo nos está dando una oportunidad sui generis. Con una Europa y una dimensión de crisis que no conoce y EE.UU. con una situación muy crítica, el Perú está contrastando con su desarrollo sin precedentes. El reto queda en que esa bonanza no sea efímera, pueda ser capitalizada y ser la base de un desarrollo sostenible”, aseguró.

Las proyecciones son a que, en los próximos años, EE.UU. se recuperará así como el bloque europeo y China tendrá un crecimiento mayor al actual. En ese futuro contexto, ¿habrá cabida para economías emergentes como la peruana? Además de que, pese a el continuo crecimiento nacional, este se a venido reduciendo con el paso de los años. Entonces, ¿miramos a largo plazo?

La época del guano y salitre en el Perú

Prosperidad falaz con el guano y salitre en el siglo XIX.

Grandes temas que, subraya Indacochea, están al margen de la agenda del país y que de ser tomados en cuenta nos darían mayores posibilidades de crecimiento. 

Sin rumbo a largo plazo

Ambos economistas coincidieron en que, a pesar de la urgencia, el Gobierno no tiene un proyecto a largo plazo que le dé sostenibilidad al actual crecimiento económico.

Para Alejandro Indacochea, ese ha sido uno de los principales errores de los últimos gobiernos: un vacío de futuro. “Ni políticos, ni empresarios,  ni académicos piensan más allá del corto plazo en el que nos encontramos entrampados, en la coyuntura del día a día. No pensamos en qué vamos a hacer con el Perú en los próximos 30 años; como en temas como nuestro desarrollo energético o la forma de insertarnos en una economía globalizada”, sostiene.

Jorge González, por su parte, ve fallas en instituciones como el CEPLAN (Centro Nacional de Planeamiento Estratégico) y en la falta de un plan estratégico de desarrollo nacional.

Estamos a ocho años del bicentenario.

2013: estamos a ocho años del bicentenario de nuestra independencia política.

En efecto, hace unas semanas el CEPLAN anunció la reestructuración de su proyecto al 2021. Los resultados, informaron, se conocerían en el transcurso del 2013. Preocupa, sin embargo, los objetivos nada claros que (no) se tienen a poco de llegar al bicentenario. No obstante, anunciaron un Plan ambicioso al 2050. ¿Construir el segundo piso antes que el primero?

*Entrevistas realizadas para una nota publicada en el diario Expreso. Fotos: Internet.
Anuncios